TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Ciro  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Clima

 

CLERO

I

Clero - Diccionario Filosófico de VoltaireQuizá quede algo que decir sobre el clero, después de lo mucho que se ha dicho en el Diccionario de Ducange y en el de la Enciclopedia. Por ejemplo, podemos notar que en los siglos X y XI se introdujo la costumbre, que tuvo fuerza de ley en Francia, Alemania e Inglaterra, de perdonar de la horca a los criminales que sabían leer. ¡Tan útil creyeron que era para el Estado tener erudición! Guillermo el Bastardo, conquistador de Inglaterra, introdujo en esa nación tal costumbre, que se llamó beneficio de clerecía. Dijimos en la Historia del Parlamento que viejos usos, perdidos en todas partes, se vuelven a encontrar en Inglaterra, como, por ejemplo, se encontraron en la isla de Samotracia los antiguos misterios de Orfeo. Aun en la actualidad el beneficio de clerecía subsiste en la nación inglesa con toda su fuerza en los casos de cometer una muerte sin deseo de causarla y de robar por primera vez, con tal que el hurto no exceda de quinientas libras esterlinas. No se puede negar el beneficio de clerecía al criminal que, sabiendo leer, lo pide. El juez, que las antiguas leyes consideraban que tampoco sabía leer, se vale todavía del capellán de la cárcel para que presente un libro al acusado. En seguida pregunta al capellán: «¿Legit?» (¿sabe leer?) Si el capellán le contesta: «Legit ut clericus» (lee como un clérigo), el juez se satisface con marcar la palma de la mano del criminal con un hierro candente, pero se tiene cuidado de cubrirlo con grasa endurecida. El hierro humea y lanza un silbido sin hacer daño al paciente, que es considerado como clérigo.

II

Del celibato de los clérigos

Hablemos de los primeros siglos de la Iglesia, en los que se permitió el matrimonio a los clérigos, y digamos en qué época se les prohibió.

Está probado que los clérigos, en vez de ser empujados al celibato por la religión judía, eran inducidos por ésta a contraer matrimonio, no sólo por seguir el ejemplo que les dieron los patriarcas, sino también porque era vergonzoso no tener posteridad. A pesar de esto, en los tiempos que precedieron a las últimas desgracias de los judíos, pululaban en dicha nación las sectas de los rigoristas, esenios, terapeutas y herodianos; ya en algunas de éstas, como la de los esenios y los terapeutas, los más devotos no se casaban. Guardaban continencia, queriendo imitar la castidad de las vestales, que instituyó Numa Pompilio; el ejemplo de la hija de Pitágoras, que fundó un convento de sacerdotisas de Diana; el de la pitonisa de Delfos y la castidad más antigua de Casandra y de Chirsis, sacerdotisas de Apolo.

Los sacerdotes de la diosa Cibeles no sólo hacían voto de castidad, sino que se castraban, por miedo a violar el voto. Plutarco dice que había congregaciones de sacerdotes en Egipto que renunciaban al matrimonio.

Los primitivos cristianos, aunque observaban una vida tan pura como los esenios y los terapeutas, no consideraron el celibato como una virtud. Ya vimos en otra parte que casi todos los apóstoles y sus discípulos fueron casados. San Pablo, en su Epístola dirigida a Tito, dice: «Elegid por sacerdote al que sólo tenga una mujer e hijos fieles y que no sean acusados de lujuria.» Lo mismo le dice a Timoteo: «El sacerdote vigilante debe ser marido de una sola mujer.» San Pablo da tanta importancia al matrimonio, que en la misma Epístola, dirigida a Timoteo, dice: «Si la mujer prevarica, se salvará teniendo hijos.»

Lo que sucedió en el famoso Concilio de Nicea respecto a los sacerdotes casados merece fijar nuestra atención. Algunos obispos, apoyándose en Sozomenos y en Sócrates, propusieron la aprobación de una ley que prohibiera a los obispos y sacerdotes tocar a sus mujeres desde allí en adelante; pero San Pafnucio mártir, obispo de Tebas, en Egipto, se opuso con todas sus fuerzas a que se aprobara semejante ley, diciendo «que es castidad acostarse con su mujer», y su opinión dominó en el Concilio. Así lo refieren Suidas, Gelasio, Ciziceno, Cassiodoro. y Nicéforo Calixto.

Dicho Concilio únicamente prohibió a los eclesiásticos tener en sus casas agapetas (1) y otras mujeres. Sólo podían tener sus esposas, madres, hermanas, tías y ancianas que no fueran sospechosas.

Desde esa época, la Iglesia recomendó el celibato, pero no mandó que se observara. San Jerónimo, que se consagró a la soledad, fue entre todos los Padres el que hizo el mayor elogio del celibato de los sacerdotes, y sin embargo siguió luego el partido de Carterio, obispo de España, que se casó dos veces. «Si me empeñara en nombrar —dice— a todos los obispos que contrajeron segundas nupcias, contaría muchos más que obispos asistieron al Concilio de Rímini.»

Son innumerables los clérigos casados que vivieron con sus mujeres. Sidonio, obispo de Clermont, en la Auvernia, en el siglo V, se casó con Papianilla, hija del emperador Avitas. Simplicio, obispo de Bourges, tuvo dos hijos de su mujer Palladia. San Gregorio Nacianceno fue hijo de otro Gregorio, obispo de Nacianzo y de Nonna. Ésta tuvo tres hijos: Cesáreo, Gorgonia y el santo citado.

En la recopilación de los antiguos cánones está inserta una lista muy larga de obispos que fueron hijos de sacerdotes. El papa Ozio era hijo del subdiácono Esteban, y el papa Bonifacio I hijo del sacerdote Jacondo. El papa Félix III era hijo del sacerdote Félix, y llegó a ser uno de los abuelos de Gregorio el Grande. El sacerdote Proyecto fue padre de Juan II. El papa Silvestre era hijo del papa Hermidas. Teodoro I nació del matrimonio de Teodoro, patriarca de Jerusalén, lo que hizo reconciliar las dos Iglesias.

Después de algunos concilios celebrados inútilmente para que los clérigos adoptasen el celibato, el papa Gregorio VII excomulgó a todos los sacerdotes casados, ya porque tuviese la Iglesia disciplina más rigurosa, ya por ligar con más fuerza a Roma los obispos y los sacerdotes de otros países, para que de este modo no tuvieran más familia que la de la Iglesia. Esa ley no se estableció sin provocar grandes oposiciones.

Es notable que habiendo depuesto, al menos de palabra, al papa Eugenio IV el Concilio de Basilea y elegido Papa a Amadeo de Saboya, se opusieran muchos obispos porque ese príncipe había sido casado. Pero Eneas Silvio, que después fue Papa y se llamó Pío II, sostuvo que era válida la elección de Amadeo de Saboya, afirmando «que no sólo el que haya sido casado, sino el que lo sea actualmente, puede ser elegido Papa». Obrando de ese modo, Pío II era consecuente. Leed en la colección de sus obras las cartas que dirigió a su querida, y os convenceréis de que está persuadido de que es una demencia querer engañar a la Naturaleza, añadiendo que debemos guiarla, pero no destruirla.

De todos modos, desde el Concilio de Trento ya no pudo haber disputa sobre el celibato de los clérigos en la Iglesia católica romana. Esta decisión hizo separar de la Iglesia de Roma a todas las comuniones protestantes.

En la Iglesia griega, que se extiende desde las fronteras de la China hasta el cabo de Matapán, los sacerdotes se casan una vez. En todas partes varían los usos y cambia la disciplina según los tiempos y los lugares.

__________

(1) Aqapetas eran una especie de monjas que en el cristianismo primitivo vivían en comunidad, pero sin pronunciar votos.—N. del T.

 


 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 CLERO

 

Ciro  ◄

 

►  Clima

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad