TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Caridad  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Catecismo del cura

 

CARTESIANISMO

René Descartes - Cartesianismo - Diccionario Filosófico de VoltaireComo dijimos en el capítulo titulado Aristóteles, este filósofo y sus sectarios se sirvieron de palabras incomprensibles para significar cosas que no se pueden concebir, como por ejemplo entelequias, formas substanciales, especies intencionadas, etc. Después de todo, esas palabras sólo significan la existencia de las cosas cuya naturaleza ignoramos. La causa que hace que el rosal produzca rosas y no albaricoques, la causa que determina a los perros a correr tras las liebres, en una palabra, lo que constituye las propiedades de cada ser, se ha llamado «forma substancial»; la causa de que nosotros pensemos se llamó «entelequia»; la que motiva que veamos un objeto se llamó «especie intencional», y sobre estas materias hasta hoy no hemos adelantado un paso. Las palabras «fuerza», «alma» y «gravitación» tampoco nos dan a conocer ni el principio, ni la naturaleza de la fuerza, ni los del alma, ni los de la gravitación. Sólo conocemos sus propiedades, y probablemente no adelantaremos más en este estudio mientras sólo seamos hombres.

Lo esencial para nosotros consiste en servirnos con ventaja de los instrumentos que nos facilita la Naturaleza, sin comprender nunca la estructura íntima del principio de estos instrumentos. Arquímedes se sirvió admirablemente de estos medios, sin saber a ciencia cierta en qué consistían.

La verdadera física consiste, pues, en determinar bien todos los efectos. Las primeras causas las conoceremos cuando seamos dioses. Podemos calcular, pensar, medir y observar: he aquí la filosofía natural; casi todo lo demás es una quimera.

Descartes, cuando hizo el viaje a Italia, tuvo la desgracia de no consultar con Galileo, que calculaba, pesaba, medía y observaba; inventó el compás de proporción, encontró el peso de la atmósfera, descubrió los satélites de Júpiter y la rotación del sol sobre su eje. Es sobre todo extraño que nunca citara a Galileo y que citara al jesuita Scheiner, plagiario y enemigo de Galileo, el cual contradijo las opiniones de este gran hombre ante el Tribunal de la Inquisición, cubriendo de oprobio a Italia, mientras Galileo la cubría de gloria.

Descartes incurrió en los siguientes errores:

1.º Suponer que existían tres elementos, que no eran evidentes, después de haber dicho que no debemos creer nada cuando no tenemos la evidencia.

2.º Haber dicho que hay siempre igualdad de movimientos en la Naturaleza, lo que está demostrado como falso.

3.º Decir que la luz no proviene del sol y que se transmite a nuestros ojos en un instante, lo que han demostrado que es falso los experimentos de Roémer, Molineux y Brandey, y hasta el simple experimento del prisma.

4.º Admitir que todo está lleno en la Naturaleza, pues si así fuera quedaba demostrado que todo movimiento era imposible, y que un pie cúbico de aire pesaría tanto como un pie cúbico de oro.

5.º Suponer que daban sin cesar vueltas imaginarias supuestos glóbulos de luz para explicarse el arco iris.

6.º Haber ideado un torbellino de materia sutil que arrastra la tierra y la luna paralelamente al Ecuador y que hace caer los cuerpos graves en una línea que tiende al centro de la tierra; y se ha demostrado que, admitiéndose la hipótesis de ese torbellino imaginario, caerían todos los cuerpos siguiendo una línea perpendicular al eje de la tierra.

7.º Suponer que los cometas que se mueven de Oriente hacia Occidente y de Norte a Sur son impelidos por los torbellinos que se mueven desde Occidente hacia Oriente.

8.º Suponer que por el movimiento de rotación los cuerpos más densos iban a parar al centro y los más sutiles a la circunferencia, lo que es contrario a todas las leyes de la Naturaleza.

9.º Haber establecido esa novela por medio de suposiciones más quiméricas todavía que la misma novela, diciendo contra todas las leyes de la Naturaleza que esos torbellinos no se confundirían nunca unos con otros.

10.º Haber atribuido la formación de esos torbellinos a las mareas y a las propiedades del imán.

11.º Suponer que el mar tiene curso continuo que lo arrastra de Oriente a Occidente.

12.º Imaginar que el primer elemento de la materia mezclado con el segundo forman el mercurio, el cual, al componerse de esos dos elementos, es fluyente como el agua y compacto como la tierra.

13.º Suponer que la tierra es un sol que tiene costra.

14.º Imaginar que existen grandes cavidades debajo de las montañas, que reciben el agua del mar, y forman las fuentes.

15.º Suponer que las minas de cal provienen del mar.

16.º Imaginar que las partes de su tercer elemento componen vapores que forman los metales y los diamantes.

17.º Que el fuego es producto del combate entre el primero y segundo elemento.

18.º Que llena los poros del imán la materia acanalada, la cual enfila la materia sutil que viene del polo boreal.

19.º Que la cal viva se inflama echándole agua porque el primer elemento expulsa al segundo elemento de los poros de la cal.

20.º Que las comidas que digiere el estómago pasan por una infinidad de agujeros a una vena grande, que las lleva al hígado, lo que es enteramente contrario a la anatomía.

21.º Que el quilo, cuando está formado, adquiere en el hígado la forma de sangre, lo que también es falso.

22.º Que la sangre se dilata en el corazón por medio de un fuego sin luz.

23.º Que el pulso depende de once pequeñas pieles que cierran y abren las entradas de los cuatro vasos en las dos concavidades del corazón.

24.º Que cuando el hígado se ve apremiado por los nervios, las partes más sutiles de la sangre suben hacia el corazón.

25.º Que el alma reside en la glándula pineal del cerebro.

26.º Que el corazón se forma de la semilla que se dilata. Esto es asegurar más de lo que podemos saber; para asegurarlo, era preciso ver cómo se dilataba la semilla y cómo se formaba el corazón.

27.º Para no hacernos pesados, nos concretaremos a notar que su sistema sobre los animales, que no fundó en ninguna razón física, ni en ninguna razón moral, ni sobre nada razonable, lo han rechazado justamente todos los que raciocinan y están dotados de sentimiento.
 

Es preciso confesar que no hay una sola novedad en la física de Descartes que no sea un error. No es porque no estuviera dotado de muchísimo ingenio, que lo tenía, sino porque sólo consultaba su ingenio, y no consultaba la experiencia ni las matemáticas. Siendo uno de los mejores geómetras de Europa, abandonó la geometría y se entregó de lleno a su imaginación, consiguiendo sustituir con su caos el caos de Aristóteles, retardando de este modo más de cincuenta años los progresos del espíritu humano (1). Sus errores son indisculpables, porque tuvo para penetrar en el laberinto de la física un hilo que Aristóteles no pudo tener; el de los experimentos y el de los descubrimientos de Galileo, de Torricelli y de otros, y sobre todo, su propia geometría.

Hay que notar que algunas universidades condenaron con su filosofía algunas cosas verdaderas, y adoptaron muchas falsas. Pero afortunadamente, en la actualidad, de los falsos sistemas y de las ridículas disputas que originaron, sólo queda un recuerdo confuso, que se va borrando de día en día. La ignorancia preconiza todavía algunas veces a Descartes, y hasta esa especie de amor propio que llaman «nacional» se esfuerza por sostener su filosofía. Personas que jamás leyeron a Descartes ni a Newton supusieron que éste debía a aquél sus descubrimientos, pero no se encuentra en ninguno de los edificios imaginarios de Descartes una sola piedra sobre la que Newton haya fundado los suyos. Éste ni siguió sus teorías, ni las explicó, ni las refutó siquiera; apenas le conocía. En una ocasión quiso leer un volumen de Descartes, y puso al margen del libro, en siete u ocho páginas, la palabra «error», no volviendo a leerle. Dicho volumen fue a parar a manos del sobrino de Newton.

Hubo una época en la que el cartesianismo estuvo de moda en Francia; pero los experimentos que sobre la luz hizo Newton y sus principios matemáticos no pueden nunca ser una moda, como no pueden serlo las demostraciones de Euclides. La filosofía debe ser verdadera y justa; el filósofo no es francés, ni inglés, ni italiano, es cosmopolita; no debe parecerse a la duquesa de Marlborough, que, estando enferma de tercianas, no quiso tomar la quinina porque a ese medicamento le llamaban en Inglaterra la «pólvora de los jesuitas».

El filósofo, al rendir homenaje al genio de Descartes, debe pisotear las ruinas de sus sistemas. El filósofo debe sobre todo entregar a la execración pública y al desprecio eterno a los perseguidores de Descartes, que se atrevieron a acusar de ateísmo al que agotó toda la sagacidad de su talento buscando nuevas pruebas de la existencia de Dios. Leed el fragmento de M. Thomas en su Elogio de Descartes, en el que describe enérgicamente al infame teólogo que se llamaba Boecio, quien levantó esta calumnia a Descartes; como más tarde el fanático Jurien calumnió a Bayle; como el vinagrero Chaumeix y Frerón calumniaron más tarde a la Enciclopedia, y como se calumnia todos los días.

__________

(1) A pesar de los errores en que incurrió Descartes, no se puede negar que contribuyó al progreso del espírítu humano con sus descubrimientos matemáticos, que cambiaron la faz de las ciencias, con sus discursos sobre el método, en los que da el precepto y el ejemplo, y enseñó a los sabios a sacudir el yugo de la autoridad en filosofía, no reconociendo otros maestros que la razón, el cálculo y la experiencia.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 CARTESIANISMO

 

Caridad  ◄

 

►  Catecismo del cura

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad