TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Caminos  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Carácter

 

CANTO, MÚSICA, MELOPEA

Canto, música, melopea - Diccionario Filosófico de VoltaireUn turco no podría concebir que tengamos una clase de canto para el primero de nuestros misterios cuando lo representamos con música; otra clase que llamamos motetes y cantamos en el mismo templo; una tercera clase de canto para el teatro de la ópera cómica. De ese mismo modo, pues, no podemos comprender cómo los antiguos tocaban las flautas y se presentaban en sus teatros con la cabeza tapada con una enorme máscara, ni cómo su declamación estaba puesta en música. Se promulgaban las leyes en Atenas casi como se canta en París una canción en el Puente Nuevo. El pregonero público cantaba un edicto con el acompañamiento de una lira. Después de la victoria de Cheronea, Filipo, padre de Alejandro, se puso a cantar el decreto que le había escrito Demóstenes para declarar la guerra.

Es verosímil que la «melopea», que Aristóteles considera en su Poética como parte esencial de la tragedia, fuera un canto sencillo y llano, como el que se llama de «prefacio» en la misa, o sea el canto gregoriano, que es una verdadera «melopea».

Cuando los italianos hicieron revivir la tragedia en el siglo XVI, el recitado era una melopea, y como no se podía poner en nota, lo aprendían de memoria. Esa costumbre fue admitida en Francia cuando los franceses empezaron a formar su teatro, un siglo después que los italianos. La Sofonisba de Mairet se cantaba como la de Trissin, pero más groseramente, porque entonces era bastante ruda la garganta de París, lo mismo que el talento. Los papeles de los actores, y sobre todo los de las actrices, se cantaban de memoria. Mlle. Beauval, actriz de la época de Corneille, Racine y Molière, me recitó, hace ya más de sesenta años, el principio del papel de Emilia en la tragedia Cinna, como lo declamó la Baupré, en las primeras representaciones. La tal melopea se parecía a la declamación actual mucho menos que el modo de recitar moderno se parece al modo de leer la Gaceta. Sólo puedo comparar esa especie de canto llamado melopea a los admirables recitados de Lulli, tan criticados por los adoradores de las semicorcheas, que desconocen completamente el genio de nuestra lengua y desean ignorar los recursos que proporciona esa melodía a un actor ingenioso y sensible. La melopea teatral murió con la comedianta Dunclós, que no teniendo otro mérito que poseer una hermosa voz, carecía de corazón y de talento, y puso en ridículo lo que había excitado la admiración del público en las actrices Ceillets y Champmmalé.

Actualmente se representa la tragedia con sequedad, y si no la recalentase lo patético del espectáculo y de la acción, sería muy insípida. El siglo XVIII, muy recomendable por otros conceptos, es el siglo de la sequedad. ¿Es verdad que en la época de los romanos recitaba un actor mientras desempeñaba otro la parte mímica? No fue por burlarse por lo que el abad Dubos ideó este singular modo de declamar. Tito Livio, que no descuidó nunca el instruirnos en los usos y costumbres de los romanos, y que en esto es más útil que el ingenioso Tácito, nos refiere que Auctrónico; habiendo quedado ronco al cantar en los intermedios, consiguió que otro cantase por él, mientras él ejecutaba la danza, y que de aquí provino la costumbre de dividir los intermedios entre los bailarines y los cantores. Pero no se repartían el recitado de la pieza entre un actor que hiciera gestos y otro que declamara, porque esto hubiera sido tan ridículo como impracticable.

Las pantomimas que se representan sin hablar pertenecen a un arte muy diferente. Pero este arte sólo puede gustar cuando representa un hecho marcado, un acontecimiento teatral que se dibuja fácilmente en la imaginación del espectador. Puede representarse a Orosmán matando a Zaira y matándose a sí mismo, a Semíramis herida arrastrándose por las gradas que conducen al sepulcro de Nino y tendiendo los brazos a su hijo. No se necesitan versos para expresar esas situaciones por medio de la mímica y el compás de una sinfonía lúgubre y terrible. Pero ¿cómo podrá expresar la pantomima la disertación de Máximo y de Cinna sobre los gobiernos monárquicos y populares?

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 CANTO, MÚSICA, MELOPEA

 

Caminos  ◄

 

►  Carácter

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad