TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Betsames o Bethsemesh  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Bien, soberano Bien

 

BIBLIOTECA

Biblioteca - Diccionario Filosófico de VoltaireLas grandes bibliotecas asustan al que las examina. Doscientos mil volúmenes desaniman al que tiene tentaciones de imprimir y de publicar una obra, aunque por desgracia tarda poco tiempo en reanimarse, diciéndose a sí mismo: «No es posible leer todos esos libros, pero puede leerse el que yo publiqué.» Y el que así razona, se compara con la gota de agua que se quejaba de vivir confundida y desconocida en el raudal inmenso del Océano, hasta que un genio se compadeció e hizo que se la tragara una concha, dentro de la cual quedó convertida en la más hermosa perla del Oriente, y fue el principal adorno del trono del Gran Mogol. Los que sólo son compiladores, imitadores, comentaristas, críticos a la menuda, en una palabra, todos aquellos a los que el genio no tiene compasión, continuarán siendo gotas de agua toda la vida, y los que tienen alientos trabajan sin cesar en su pobre buhardilla, con la esperanza de convertirse en perlas.

Aunque en la inmensa colección de libros que constituyen una biblioteca hay muchos que nunca se leen, o se leen pasado algún tiempo, hay bastantes que la necesidad nos obliga a consultar. Es gran ventaja para el que trata de instruirse encontrar a mano en el palacio de los reyes o en otros sitios públicos el volumen y la página que busca y que le permite leerla y tomar notas. La instalación de bibliotecas es una de las instituciones más nobles, y sus grandes gastos proporcionan utilidad general.

La biblioteca pública del rey de Francia es una de las más útiles del mundo, no tanto por el número y por la rareza de las obras que contiene como por la facilidad y por el carácter amable de los bibliotecarios para servir a los sabios que solicitan la lectura de muchos de sus libros.

Contiene fabulosa cantidad de volúmenes, pero esto no debe extrañarse, teniendo en la actualidad París setecientos mil habitantes. El joven que desee aprender algo respecto a su propia existencia y que tenga poco tiempo que perder, se ve muy embarazado para elegir los libros más útiles para sus propósitos. Quisiera leer al mismo tiempo a Hobbes y a Spinoza, y a Bayle, que escribió contra esos dos filósofos; a Leibniz, que disputó con Bayle, y a Clarke, que disputó con Leibniz; a Malebranche, que difiere de todos ellos; a Locke, que se cree que confundió a Malebranche; a Stillingfleet, que creyó haber vencido a Locke, y a Cudworth, que se creyó superior a ellos porque nadie consiguió entenderle. Nos moriríamos de viejos antes de terminar la lectura de la centésima parte de las novelas metafísicas que se han escrito.

En las bibliotecas se trata de coleccionar libros antiguos y raros, y estas colecciones son las que les dan mayor honra. Los más antiguos del mundo son los cinco Kings, de la China; el Shasta, de los brahmanes, de cuya obra Holwell nos ha dado a conocer pasajes admirables; lo que nos queda del antiguo Zaratustra, los fragmentos de Sanchoniathon, que nos conservó Eusebio, y que encierran todos los caracteres de la más remota antigüedad. Conservamos todavía la plegaria del verdadero Orfeo, que el hierofante recitaba en los antiguos misterios de los griegos, y que decía: «Caminad por el camino de la justicia, adorad al único Señor del universo. Es único y es solo por sí mismo, y todos los seres le deben la existencia; obra en ellos y por ellos; todo lo ve, y a él nunca le vieron ojos mortales.» San Clemente de Alejandría, que fue el más sabio de los Padres de la Iglesia, o mejor dicho, el único sabio de la antigüedad profana, le llama Orfeo de Tracia, u Orfeo el Teólogo, para distinguirle de los del mismo nombre que escribieron después.

No conservamos ningún fragmento de Museo ni de Limus, y es lástima, porque algunos pasajes de esos dos predecesores de Homero darían gran valor a las bibliotecas. Augusto formó la biblioteca que tituló palatina, a la que presidía la estatua de Apolo, y el referido emperador la adornó con los bustos de los autores sobresalientes. Hubo en Roma veintinueve grandes bibliotecas públicas; pero en la actualidad se cuentan más de cuatro mil bibliotecas importantes en Europa.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

BIBLIOTECA

 

Betsames o Bethsemesh  ◄

 

►  Bien, soberano Bien

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad