TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Bancarrota  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Barac-Débora

 

BANCO

Banco - Diccionario Filosófico de VoltaireLa banca es un tráfico que consiste en cambiar dinero por papel. Hay bancos particulares y bancos públicos. Los bancos particulares hacen operaciones por medio de letras de cambio que un particular os entrega para que recibáis vuestro dinero en el sitio indicado. El primero recibe el medio por ciento, y su corresponsal, donde vais a cobrar, recibe otro medio por ciento cuando os paga. Esta primera ganancia es un convenio entre ellos, que no necesitan advertir al comprador.

La segunda ganancia, que es mucho más considerable, se adquiere por el valor del dinero. Esta ganancia depende de la inteligencia del banquero y de la ignorancia del que remite el dinero. Los banqueros se entienden unos a otros hablando un lenguaje particular, como los químicos, y el profano que no está iniciado en esos misterios suele ser su víctima. Dicen, por ejemplo: «Remitimos de Berlín a Amsterdam, lo incierto por lo cierto; el cambio está alto, está a treinta y cuatro o a treinta y cinco»; y hablando en esa jerigonza, el hombre que cree entenderlos pierde un seis o un siete por ciento; de modo que si se hacen sobre quince viajes a Amsterdam, remitiendo siempre dinero por medio de letras de cambio, al fin de ellos los dos banqueros habrán adquirido todo el dinero del remitente. Esto es lo que ordinariamente hace adquirir a los banqueros extraordinaria fortuna. Si preguntáis qué es lo «incierto» por lo «cierto», os contestará por mí el ejemplo que acabo de presentaros.

En Francia se trató de establecer un Banco de Estado en 1717, tomando por modelo el de Inglaterra. Tuvo por objeto pagar con billetes de ese Banco los gastos corrientes del Estado, recibir las imposiciones del mismo modo y satisfacer las deudas con billetes, entregar sin descuento las cantidades que giraran sobre el Banco los franceses o los extranjeros, y de ese modo asegurarle un gran crédito. Esa operación doblaba realmente el valor del dinero emitiendo billetes de Banco mientras hubiera moneda corriente en el reino, y lo triplicaba si, emitiendo doble número de billetes que valor tenía la moneda, se tenía cuidado de verificar los pagos en el tiempo preciso, porque acreditándose la caja, todos dejarían en ella su dinero, y de este modo adquiriría un crédito tres veces mayor, como le sucedía al Banco de Inglaterra. Muchos hacendistas y muchos banqueros opulentos, envidiosos de Law, inventor de este Banco, trataron de arruinarle desde su fundación, y coligándose con los comerciantes holandeses, libraron contra él todos sus fondos en ocho días. El gobierno, en vez de suministrar nuevos fondos para verificar los pagos, único medio de sostener el Banco, quiso castigar la mala fe de sus enemigos, y por medio de un decreto dio a la moneda un tercio más de su valor real; de modo que cuando los agentes holandeses se presentaron para que les satisficiera los últimos pagos, sólo recibieron en dinero las dos terceras partes de sus letras de cambio. Pero ya habían dado al Banco el gran golpe, y éste quedó agotado, y el alza del valor numerario de la moneda acabó de desacreditarle. Esa fue la primera época de la destrucción del famoso sistema de Law. Desde entonces ya no hubo en Francia Banco público, y lo que no había sucedido a Suecia, Venecia, Inglaterra y Holanda en sus épocas más calamitosas, sucedió a Francia cuando nadaba en la paz y la abundancia.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

BANCO

 

Bancarrota  ◄

 

►  Barac-Débora

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad