TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Votos  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

 

 

ZARATUSTRA

Zaratustra- Zoroastro- Diccionario Filosófico de VoltaireSi fue Zaratustra el primero que hizo conocer a los hombres esta hermosa máxima: «Cuando dudes si un acto es bueno o malo, abstente de practicarlo», Zaratustra fue el primero de los hombres después de Confucio.

Si esta hermosa lección de moral se encontró escrita en las Cien Puertas del Sadder, mucho tiempo después de la época de Zaratustra, bendigamos al autor del Sadder. Pueden crearse dogmas y observarse ritos muy ridículos profesando excelente moral.

¿Quién era Zaratustra? Ese nombre suena a griego, y se cree que era medo. Los parsis actuales le llaman Zerdus, Zerdast o Zaradast. Se dice que no fue el primero de ese nombre. Háblase de otros dos Zaratustras, uno de los cuales cuenta nueve mil años de antigüedad, que es mucha para nosotros, aunque sea poca para el mundo. Nosotros sólo conocemos al tercer Zaratustra.

Los viajeros franceses Chardin y Tabernier nos han hecho saber algo de ese gran profeta, del que adquirieron alguna noticia de los guebros o parsis, que todavía están esparcidos por la India y por la Persia, y que son excesivamente ignorantes; pero el doctor Hyde, profesor de árabe en Oxford, nos ha hecho saber cien veces más de Zaratustra, sin haber salido de su casa. Adivinó desde el Oeste de Inglaterra la lengua que hablaban los persas en la época de Ciro, y la confrontó con la lengua moderna de los adoradores del fuego. A él especialmente debemos las Cien Puertas del Sadder, que contienen los principales preceptos de los devotos ignícolas (1).

Las curiosas averiguaciones de Hyde encendieron en el corazón del joven francés Anquetil (2) el deseo de viajar, para aprender por sí mismo los dogmas de los guebros.

Viajó por las Indias para ir a aprender en Surate, entre los parsis modernos, la lengua de los antiguos persas, para leer en dicho idioma los libros del famoso Zaratustra, suponiendo que hubiera escrito libros.

Pitágoras, Platón y Apolonio fueron en la antigüedad a Oriente a buscar la sabiduría, que no estaba allí; pero ningún hombre corrió tras esa divinidad oculta, pasando tantos trabajos ni afrontando tantos peligros, como el susodicho traductor francés de los libros atribuidos a Zaratustra. No le hicieron desistir de su firme propósito ni las enfermedades, ni la guerra, ni la multitud de obstáculos que tuvo que vencer, ni la pobreza, que es el primero y el mayor de los obstáculos

Es glorioso para Zaratustra que un inglés escribiera su vida muchos siglos después de su época, y que luego un francés la escribiera de un modo diferente; pero es lo más singular que contemos entre los biógrafos antiguos del profeta, dos autores árabes, que cada uno de ellos escribiera una historia distinta, y que las cuatro historias se contradigan maravillosamente, para que nadie sea capaz de conocer la verdad.

El primer historiador árabe, Abu-Mohamed-Mustafá, refiere que el padre de Zaratustra se llamaba Espintaman; pera dice también que Espintaman no era su padre, sino su tatarabuelo. Respecto a su madre, no tiene dos opiniones; se llamaba Dogdó, Dodó o Dodú; era una hermosa gallina de las Indias, que describe muy bien el doctor Hyde.

El segundo historiador árabe, Bundari, cuenta que Zoroastro era judío y que había sido criado de Jeremías; que engañó a su señor, y que éste, por venganza, le hizo adquirir la enfermedad de la lepra, y que el criado, por quitársela de encima, fue a predicar una nueva religión a la Persia, donde consiguió que adoraran al sol en vez de adorar a las estrellas.

He aquí lo que el tercer historiador cuenta: «El profeta Zaratustra vino del paraíso a predicar su religión en los dominios de Gustaf, rey de Persia, y el rey dijo al profeta: «Dame una prueba para que te crea.» En seguida el profeta hizo crecer ante la puerta del palacio un cedro tan corpulento y tan alto, que ninguna cuerda podía rodearle y alcanzar el remate de su copa. Puso en la cumbre del cedro una hermosa habitación, a la que ningún hombre podía subir. Asombró de tal modo al rey este milagro, que creyó a Zaratustra.

»Cuatro magos, que eran envidiosos y perversos, pidieron al portero real la llave de la habitación del profeta mientras éste estaba ausente, y pusieron entre los libros de Zaratustra huesos de perros y de gatos, uñas y cabellos de muertos, drogas que, como es sabido, han usado los magos de todos los tiempos. Después se presentaron al rey y acusaron al profeta de ser hechicero y envenenador. El rey mandó al portero que le abriera la susodicha habitación, y encontrando en ella maleficios, sentenció a la horca al enviado del cielo.

»Cuando iban a ahorcar a Zaratustra, el caballo más hermoso del rey se puso enfermo; se le metieron en el cuerpo las cuatro piernas de tal modo que no se le veían. En cuanto lo supo el profeta, prometió solemnemente curar al caballo, con la condición de que no le ahorcaran. Aceptada esta condición, haciendo salir una pierna del vientre del animal, dijo: «Señor, no le sacaré la segunda pierna si no me prometéis abrazar mi religión.» «Te lo prometo», le contestó el monarca. El profeta hizo aparecer la segunda pierna del caballo, y luego exigió que los hijos del rey se afiliaran también a su religión, y se afiliaron. La aparición de las dos piernas restantes consiguió hacer muchos prosélitos en la corte. Ahorcaron a los cuatro malignos magos en vez del profeta, y toda la Persia adoptó la religión de Zaratustra.».

El viajero francés refiere poco más o menos los mismos milagros, pero embellecidos y aumentados. Por ejemplo: la infancia de Zaratustra debió ser milagrosa; se echó a reír cuando nació, según refieren Plinio y Solín. En aquellos tiempos había multitud de magos que eran muy poderosos y que adivinaban que llegaría un día en que Zaratustra sabría más que ellos y que los hundiría. El príncipe de los magos hizo que le llevaran a su casa al niño, con la intención de abrirle en canal; pero al ir a practicar esta operación, se le secó la mano. Le arrojaron al fuego para que muriese abrasado, y el fuego se convirtió para él en un baño de agua de rosas. Lo dejaron entre una manada de lobos, y éstos fueron a buscar en seguida dos ovejas que le dieran a mamar toda la noche. Por fin, comprendiendo que no podían acabar con su vida, se lo devolvieron a su madre Dogdó, Dodó ó Dodú, que era la más excelente de todas las mujeres.

De esa clase son en todo el mundo las historias de los tiempos más antiguos, por eso hemos dicho algunas veces que la fábula es la hermana primogénita de la historia.

Quisiera, por recreo y por instrucción, que los grandes profetas de la antigüedad, Zaratustra, Mercurio, Trimegisto, Abaris, Numa, volviesen hoy al mundo y cuestionasen con los filósofos menos sabios de nuestros días, porque indudablemente harían un papel muy ridículo; serían unos pobres charlatanes que no conseguirían vender sus drogas en el Puente Nuevo; pero repito que su moral es buena, porque la moral no es una droga. ¿Cómo pudo Zaratustra mezclar con tantas tonterías el sublime precepto de abstenerse cuando dudamos si obramos bien o mal? Porque los hombres están llenos de contradicciones.

No se pueden leer dos páginas del abominable fárrago que se atribuye a Zaratustra sin que nos cause lástima la naturaleza humana. Nostradamus y el médico de los orines son gentes razonables, comparándolos con aquel energúmeno; y sin embargo, el mundo se ocupa de él y seguirá ocupándose. Lo singular es que en los tiempos de Zaratustra que conocemos se hubieran instituido ya fórmulas de rezos públicos y particulares. El viajero francés nos los ha traducido. Se conocieron esas fórmulas en la India, y nosotros no las hemos conocido en el Pentateuco. Es todavía más extraordinario que los magos y los brahmanes conocieron un paraíso, un infierno, una resurrección y un diablo (3). Está demostrado que los judíos no conocían nada de eso. En todo fueron tardíos. Nos convencemos de esta verdad a medida que adelantamos en los conocimientos orientales.

__________

(1) Adoradores del fuego.
(2) Anquetil-Duperron nació el día 7 de diciembre de 1731; fue como soldado voluntario a la India. Salió de París el 7 de noviembre de 1754. Su Colección de los libros sagrados de los parsis la publicó el año 1771. Murió Anquetil-Duperron el año 1803. Era hermano del historiador Anquetil.—N. del T.
(3) El diablo de Zaratustra se llama Ahrimán o Ahrimanes, y fue creado. Originariamente no fue príncipe, pero obtuvo esta dignidad con el transcurso del tiempo.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

ZARATUSTRA

 

Votos  ◄

 

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad