TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Salomón  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Secta

 

SANSÓN

Sansón - Diccionario Filosófico de VoltaireEn nuestra calidad de pobres compiladores por orden alfabético, de recogedores de anécdotas, de escudriñadores de minuciosidades, de traperos que recogen guiñapos perdidos en las calles, nos vanagloriamos, con todo el orgullo inherente a estas sublimes ciencias, de haber descubierto que se representó una tragedia titulada Sansón el fuerte a fines del siglo XVI en la ciudad de Rouen, y que imprimió Abraham Conturien. Juan Milton, que fue mucho tiempo maestro de escuela en Londres, y luego secretario del Parlamento para traducir latín, autor de El Paraíso perdido y de El Paraíso recuperado, escribió la tragedia titulada Sansón el combatiente, y es una lástima que no podamos marcar el año en que la compuso.

Sólo sabemos que la imprimió con un prefacio en el que hay grandes elogios de uno de nuestros cofrades comentaristas, llamado Paraeus, que fue el primero que por su extraordinario ingenio se apercibió de que el Apocalipsis era una tragedia. En virtud de este descubrimiento, dividió el Apocalipsis en cinco actos, ingiriendo en él coros dignos de la elegancia y de la belleza de la obra. El autor del referido prefacio nos habla de las hermosas tragedias de San Gregorio Nacianceno. Nos asegura que la tragedia debe tener cinco actos, y para probarlo nos presenta Sansón el combatiente, de Milton, que no tiene mas que uno. Los aficionados a las declamaciones largas quedarán satisfechos con la lectura de esta obra.

Una comedia con el título de Sansón se representó mucho tiempo en Italia; la tradujeron al francés y se puso en escena en París el año 1717, en el teatro Francés, que antiguamente fue palacio de los duques de Borgoña. Se imprimió dedicada al duque de Orleáns, regente de Francia. En esa pieza sublime, Arlequín, criado de Sansón, se estaba batiendo con un gallo de las Indias cuando su señor se llevaba a hombros las puertas de la ciudad de Gaza.

El año 1732 trataron de representar en el teatro de la Opera de París una tragedia titulada Sansón. (1), puesta en música por el célebre Rameau, pero no dieron permiso para que se representara. Como no salían en ella ni Arlequín ni el gallo de las Indias, les pareció demasiado seria, y tuvieron por otra parte el placer de mortificar a Rameau, que tenía gran talento, y sin embargo, representaron entonces la ópera Jefté, sacada del Antiguo Testamento, y la comedia El hijo pródigo, sacada del Nuevo.

En una antigua edición de Sansón el combatiente, de Milton, encontramos precediendo a la tragedia el siguiente compendio de la historia de dicho héroe:

Los judíos, a quienes Dios prometió por medio de juramento todo el territorio que media entre el arroyo de Egipto  y el Eufrates, por sus pecados no lo obtuvieron nunca, y quedaron reducidos a la esclavitud, cuya esclavitud duró cuarenta años. Había un judío en la tribu de Dan, llamado Manué, cuya mujer era estéril; se apareció un ángel a dicha mujer y le dijo: «Tendréis un hijo, con la condición de que nunca ha de beber vino, que no comerá nunca liebre y que no le cortarán nunca el cabello.» El ángel se apareció en seguida al marido y a la mujer, y para comer le ofrecieron cabrito, que no quiso aceptar, y desapareció en medio de una nube de humo. Entonces la mujer exclamó asustada: «No cabe duda de que moriremos por haber visto un dios.» Pero no murieron.

Nació el esclavo Sansón, fue consagrado nazareno, y en cuanto se vio crecido, lo primero que hizo fue ir a la ciudad fenicia o filistea llamada Tamhala, a galantear a una hija de sus señores, con la que se casó. Al ir a casa de su querida se encontró con un león, y lo hizo pedazos con sus manos como si hubiera sido un corderillo. Algunos días después encontró un enjambre de abejas en la boca del león muerto, que dejaban un surco de miel, aunque las abejas no se paran nunca sobre los animales muertos.

En seguida propuso este enigma a sus camaradas: «El alimento salió del que se lo come, y lo dulce salió de lo duro. Si lo adivináis; os regalaré treinta túnicas y treinta mantos; si no, me regalaréis a mí treinta mantos y treinta túnicas.» Sus camaradas no podían adivinar la palabra del enigma, y para adivinarla sobornaron a la mujer de Sansón, que reveló el secreto de su marido, y éste se vio obligado a regalar treinta túnicas y treinta mantos. Sansón entonces exclamó: «Si no hubierais trabajado con mi vaca, no hubierais adivinado el enigma.» En seguida el suegro de Sansón dio otro marido a su hija.

Colérico Sansón por haber perdido su mujer, se dedicó inmediatamente a coger trescientas zorras, las ató unas a otras por la cola, poniéndoles antorchas encendidas, y los animales corrieron a incendiar los trigos de los filisteos.

Los judíos, que eran esclavos, temiendo que les castigaran sus señores por las hazañas de Sansón, fueron a la caverna donde éste moraba, le sorprendieron allí, lo ataron con cuerdas muy gruesas y lo entregaron a los filisteos. En cuanto Sansón se vio entre éstos, rompió todas las cuerdas que le ataban, y tropezando con una mandíbula de asno, mató con ella mil filisteos. Quedó tan acalorado por semejante esfuerzo, que se moría de sed, y Dios en seguida hizo brotar una fuente de uno de los dientes de la mandíbula de asno. En cuanto Sansón calmó su sed se fue a Gaza, ciudad de los filisteos, y casi en seguida se enamoró de una prostituta. Cuando estaba durmiendo con ella, los filisteos cerraron las puertas de la ciudad y sitiaron la casa; Sansón se levantó de la cama, salió a la calle, arrancó las puertas y se las llevó. Viendo los filisteos que no podían acabar con semejante héroe, comisionaron para que lo hiciera a otra prostituta que se llamaba Dalila, con la que él se acostaba entonces. Dalila pudo por fin arrancarle el secreto de lo que constituía su fuerza. Sólo se necesitaba cortarle el pelo para conseguir que fuera igual a los demás hombres; se lo cortaron, y desde entonces fue muy débil; le reventaron los ojos, le hacían dar vueltas y tocar el violón. Un día que tocaba en un templo filisteo entre dos de sus columnas, quedó indignado de que los filisteos tuviesen columnatas en sus templos, mientras que los judíos no tenían mas que un tabernáculo que llevaban sobre cuatro palos. Vio que sus cabellos empezaban a crecer, y arrebatado por santo celo, echó al suelo las dos columnas, derribó el templo, que aplastó a él y a todos los filisteos.

Esto es lo que dice el prefacio traducido al pie de la letra. Esta historia sirve de asunto a la tragedia de Milton y a la comedia italiana de Romaguesi.

__________

(1) Sansón, ópera de Voltaire.—.N. del T.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

SANSÓN

 

Salomón  ◄

 

►  Secta

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad