TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Misa  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Moral

 

MOISÉS

I

Moisés - Diccionario Filosófico de VoltaireLa filosofía —que algunas veces se ha salido de sus límites—, los estudios sobre la antigüedad, el espíritu de discusión y de crítica se han llevado a tal extremo, que muchos sabios han llegado a dudar que existiera Moisés, suponiendo que ese hombre sólo fue un ser fantástico; como probablemente lo son Perseo, Baco, Atlas, Vesta, Rea, Isis, Odín, Merlín, Roberto el Diablo y otros muchos héroes de novelas de los que se ha escrito la vida y milagros.

«No es verosímil —dicen los incrédulos— que haya existido un hombre cuya vida es un prodigio continuo. No es verosímil que realizara infinidad de milagros en el Egipto, en la Arabia y en la Siria, sin que resonaran en todo el mundo. No es verosímil que ningún escritor egipcio o griego no hubiera transmitido esos milagros a la posteridad. Sin embargo, sólo lo mencionan los judíos, y fuera el tiempo que fuese el que escribieran su historia, ninguna nación la conoció hasta el siglo II. El primer autor que cita los libros de Moisés es Longino, ministro de la reina Zenobia, en la época del emperador Aureliano.»

Debe llamarnos la atención que el autor del Mercurio trimegista, que era egipcio, no hable una palabra de Moisés. Si un solo autor antiguo hubiera referido alguno de esos milagros, Eusebio lo hubiese dicho, ya en su Historia, ya en su Preparación evangélica. Verdaderamente reconoce que hay autores que citan el nombre de Moisés, pero ninguno de ellos refiere sus prodigios. Antes que Eusebio, los historiadores Josefo y Filón, que tanto elogiaron a su nación, repasaron todos los escritores que citan a Moisés, y ninguno de ellos menciona los actos maravillosos que se le atribuyen. Viendo el silencio general del mundo entero, he aquí cómo argumentan los incrédulos con temeridad que se refuta a sí misma:

«Los judíos son los únicos que poseían el Pentateuco, que atribuyen a Moisés. Los mismos libros dicen que el Pentateuco no lo conocieron hasta la época del rey Josías, treinta y seis años antes de la primera destrucción de Jerusalén y de la cautividad, y sólo se encontró un ejemplar en casa del pontífice Helfias, que lo desenterró del fondo de un arcón cuando estaba contando el dinero, y el pontífice se lo envió al rey por medio de su escriba Safán.» «Este hecho —dicen los incrédulos— puede obscurecer la autenticidad del Pentateuco. Efectivamente; si los judíos hubieran conocido el Pentateuco, el sabio Salomón, inspirado por Dios al edificar el templo por mandato supremo, ¿lo hubiera adornado con multitud de figuras, desobedeciendo la ley de Moisés? Los profetas judíos que profetizaron en nombre del Señor desde Moisés hasta el rey Josías, ¿no hubieran apoyado todas sus predicciones en las leyes de Moisés? ¿No citarían las palabras de éste y no las hubieran comentado? Ningún profeta, sin embargo, cita a Moisés ni copia frases suyas; por el contrario, las contradicen en todas partes.»

Opinan los incrédulos que los libros que se atribuyen a Moisés los escribió en Babilonia, durante la cautividad de los judíos, Esdras, o poco después de dicha cautividad. Se apoyan para decirlo en que sólo se encuentran en los escritos judíos terminaciones persas y caldeas; y en corroboración de este aserto citan las siguientes palabras: Babel, puerta de dios; Beel-phegor, dios del principio; Beel-cebuth, dios de los insectos; Bethel, casa de dios; Daniel, juicio de dios; Gabriel, hombre de dios; Jahel, afligido de dios; Jaiel, vida de dios; Israel, viendo a dios; Oziel, fuerza de dios; Rafael, socorro de dios; Uriel, el fuego de dios.

De modo que todo es extranjero en la nación judía, como lo fue ella misma en la Palestina; no provenían de ese pueblo la circuncisión, las ceremonias, los sacrificios, el arca, el querubín, el cabrón Hazazel, el bautismo de justicia, el bautismo sencillo, la adivinación, la interpretación de los sueños ni el encantamiento de las serpientes; ese pueblo nada inventó.

El célebre lord Bolingbrocke no cree que Moisés haya existido: encuentra en el Pentateuco multitud de contradicciones y errores de cronología y de geografía que espantan; nombres de muchísimas ciudades que no se habían edificado todavía; preceptos transmitidos a los reyes en los tiempos en que los judíos no sólo no conocían la autoridad real, sino que era presumible que nunca la hubieran conocido, porque vivían en desiertos, teniendo tiendas por habitaciones; como los árabes beduinos. Sobre todo, lo que le parece contradicción inexplicable es el don que hizo a los levitas de cuarenta y ocho ciudades, con todos sus pueblos, en un territorio en el que no se encontraba ni una sola aldea, y rebate con desprecio y con dureza a Abbadie, que sostiene todo lo que él contradice.

Me tomaré la libertad de hacer presente al vizconde de Bolingbrocke, y a todos los que opinan como él, que no sólo la nación judía creyó siempre en la existencia de Moisés y en la de sus libros, sino que Jesucristo mismo da testimonio de ello. Los cuatro evangelistas y las Actas de los Apóstoles la reconocen; San Mateo dice terminantemente que Moisés y Elías vieron a Jesucristo en la cumbre de la montaña durante la noche de la transfiguración, y San Lucas dice lo mismo.

Jesucristo declara en el Evangelio de San Mateo, que no vino al mundo para abolir dicha ley, sino para cumplirla; continuamente el Nuevo Testamento hace referencia a la ley de Moisés y a los profetas; y la Iglesia cree que Moisés escribió el Pentateuco, y más de quinientas sociedades que se establecieron en el cristianismo han creído siempre en la existencia de ese gran profeta; debemos, pues, someternos a decisión tan unánime. Sé que no he de convencer al vizconde y a los que como él opinan, porque están persuadidos de que los libros judíos se escribieron mucho después de la época de Moisés; pero me queda el consuelo de ponerme de parte de la opinión unánime de la Iglesia.

En el artículo titulado Apócrifos nos ocupamos detalladamente de la época de Moisés: en él encontrarán más datos los lectores curiosos.

II

Los sabios que creen que Moisés no escribió el Pentateuco, se apoyan en la misma Sagrada Escritura, que confiesa que el primer ejemplar se encontró en la época del rey Josías, que se lo entregó a dicho rey el secretario Safán, y entre la existencia de éste y la de Moisés median mil ciento sesenta y siete años, según el cómputo hebreo. Dios se apareció a Moisés en la zarza encendida el año 2213 del mundo, y el secretario Safán publicó el libro de la ley el año 3380 del mundo. El ejemplar que se encontró en el reinado de Josías permaneció siendo desconocido hasta que los judíos regresaron de la cautividad de Babilonia, y dícese que Esdras, inspirado por Dios, publicó todas las Santas Escrituras.

Pero sea Esdras o cualquier otro autor el que redactara dicho libro, es absolutamente indiferente desde el momento en que se conviene que el libro está inspirado. No consta en el Pentateuco que Moisés sea su autor; luego sería lícito atribuirlo a cualquier hombre a quien el espíritu divino le hubiera dictado, si la Iglesia no hubiese decidido que ese libro es de Moisés.

Algunos controversistas añaden que ningún profeta cita los libros del Pentateuco, que no hablan de ellos ni los salmos, ni los libros que atribuyen a Salomón, ni Jeremías, ni Isaías, ni ningún libro canónico de los judíos. Las palabras que corresponden a las frases Génesis, Éxodo, Números, Levítico y Deuteronomio, no se encuentran en ninguno de los escritos que ellos tienen por auténticos.

Otros incrédulos más audaces encuentran las siguientes dificultades para creer que el gran profeta escribió el susodicho libro:

1.º ¿En qué lengua lo podía escribir Moisés en un desierto salvaje? Sólo podía hacerlo en lengua egipcia, porque en ese mismo libro consta que Moisés y su pueblo nacieron en Egipto, y es probable que no hablaran ningún otro idioma. Los egipcios entonces no conocían aún el uso del papiro para escribir, y sólo grababan jeroglíficos en mármol o en madera. Dícese también que las tablas de la ley se grabaron en piedra pulida; pero esto supone un gran trabajo y el transcurso de un gran número de años.

2.º ¿Es verosímil que en el desierto donde vivía el pueblo judío careciendo de zapateros y de sastres, donde el Dios del universo necesitaba hacer un milagro continuo para conservar la ropa y los zapatos viejos de los judíos, se encontraran hombres que tuvieran bastante vanidad para grabar los cinco libros del Pentateuco en madera o en mármol? No se nos objete que encontraron trabajadores que hicieron un becerro de oro en una noche y que convirtieron en seguida el oro en polvo, porque eso es una operación imposible para la química ordinaria, que no se había inventado todavía; no se nos diga que construyeron el tabernáculo, que lo adornaron con treinta y cuatro columnas de bronce que tenían los capiteles de plata; que tejieron y que bordaron velos de lino, de púrpura y de escarlata, porque todo esto viene en apoyo de nuestra opinión.

 

3.º Si Moisés hubiera escrito el primer capítulo del Génesis, ¿hubieran prohibido a los jóvenes que lo leyeran? ¿Hubieran faltado al respeto al legislador divino? Si Moisés hubiera dicho que Dios castiga la iniquidad de los padres hasta la cuarta generación, ¿Ezequiel se hubiera atrevido a contradecirle?

4.º Si Moisés hubiera escrito el Levítico, ¿se hubiese contradecido en el Deuteronomio? El Levítico prohíbe casarse con la mujer de nuestro hermano, y el Deuteronomio manda semejante casamiento.

5.º ¿Se hubiera ocupado Moisés de ciudades que no existían en su época? ¿Hubiera dicho que estaban al Oriente del Jordán algunas ciudades que se encuentran al Occidente?

6.º ¿Hubiera asignado cuarenta y ocho ciudades a los levitas en un territorio en el que nunca se encontraron diez, y en la inmensidad de un desierto donde iban vagando sin encontrar una sola casa?

7.º ¿Hubiera prescrito reglas de conducta a los reyes judíos, cuando ese pueblo no los conocía, cuando los tuvo cerca de quinientos años después de su época, y no las hubiera dictado para los jueces y pontífices que le sucedieron? Esta reflexión induce a creer que el Pentateuco se escribió en la época de los reyes, y que las ceremonias que instituyó Moisés se practicaban por tradición.

8.º ¿Es posible creer que dijera a los judíos: «Conseguí que salierais del territorio de Egipto seiscientos mil combatientes, protegidos por vuestro Dios»? Los judíos le hubieran contestado: «Debéis ser muy cobarde, porque no os habéis atrevido a que fuéramos a declarar la guerra al Faraón de Egipto, que no puede presentar para luchar con nosotros un ejercito de doscientos mil hombres; le hubiéramos vencido fácilmente, y nos hubiéramos apoderado de su reino. Dios, que os habla, degolló para complaceros a todos los primogénitos de Egipto, y si en ese país hay trescientas mil familias, mataría a trescientos mil hombres en una noche por vengarnos, y vos os negáis a secundar los planes de vuestro Dios, no entregándonos ese país fértil, que no podría defenderse de nosotros. Nos habéis hecho salir de Egipto como cobardes y como ladrones, para hacernos morir en los desiertos entre precipicios y montañas. Podíais habernos conducido por el camino recto a la tierra de Canaán, que nos habéis prometido, y cuya tierra no hemos podido pisar todavía. Era natural y hasta fácil que desde Gessen nos dirigiéramos hasta Tiro y Sidón, a lo largo del Mediterráneo; pero nos hicisteis pasar el istmo de Suez casi entero, volver a entrar en Egipto, remontarnos más allá de Menfis, y nos encontramos en Beel-Sefon, en las orillas del mar Rojo, dando la espalda al territorio de Canaán, habiendo andado veinticuatro leguas por el mismo Egipto, del que queríamos huir, y nos habéis colocado de modo que estamos próximos a perecer entre el mar y el ejército de Faraón. Si hubierais querido entregarnos a nuestros enemigos, no os hubierais portado de otra manera. Decís que Dios nos ha salvado por milagro; que el mar se retiró para dejarnos pasar; pero después de haber recibido semejantes beneficios, ¿os parece que es portarse bien con nosotros condenarnos a morir de hambre y de fatiga en los horribles desiertos de Etam, de Cades-Barné, de Mara, de Elim, de Oreb y de Sinaí? Nuestros padres murieron en estas soledades, y al cabo de cuarenta años venís a decirnos que Dios veló por nuestros padres.»

He aquí lo que los judíos murmuradores, hijos injustos de los judíos vagabundos que murieron en los desiertos, habrían podido contestar a Moisés si les hubiera leído el Éxodo y el Génesis.

Éstas son poco más o menos las principales objeciones con las que atacan los sabios a los que creen que Moisés es el autor del Pentateuco.

III

No puede ponerse en duda que existió Moisés, que fue legislador del pueblo judío. Examinaremos su historia, sujetándola a las leyes de la crítica, pero no someteremos a examen la parte divina de ella. Nos limitaremos a lo probable, porque los hombres no pueden juzgar de otra manera. Desde luego, es natural y probable que una nación árabe habitara en los confines de Egipto, por la parte de la Arabia desierta, que haya sido tributaria o esclava de los reyes de Egipto y que luego tratara de establecerse en otras partes; pero lo que la razón humana no puede comprender es que dicha nación, compuesta de setenta individuos todo lo más en la época de José, aumentara la población en doscientos quince años, desde José hasta Moisés, hasta poder reunir seiscientos mil combatientes, como dice el Exodo; porque seiscientos mil hombres en estado de llevar las armas suponen una población de cerca de dos millones de habitantes, incluyendo en esa suma ancianos, mujeres y niños. No está en el modo de ser de la Naturaleza que una colonia de setenta personas, varones y hembras, produzca en dos siglos dos millones de habitantes. Los cálculos de esa progresión los desmiente la experiencia de todas las naciones y de todos los tiempos. Además, es muy probable que los seiscientos mil combatientes, protegidos por el Señor de la Naturaleza con multitud de milagros, no se hubieran resignado a vagar errantes por los desiertos y se hubieran apoderado del fértil Egipto.

Establecidas estas primeras reglas de crítica humana y razonable, debemos convenir en que Moisés sólo sacó de Egipto un número insignificante de hombres. Los egipcios conservaban una antigua tradición que refiere Plutarco en el tratado de Isis y 0siris, cuya tradición supone que Tifón, padre de Jerossalaine y de Inddeco, huyó de Egipto montado en un asno. Se comprende por ese pasaje que los antepasados de los judíos que habitaban en Jerusalén salieron fugitivos de Egipto. Otra tradición tan antigua, pero más conocida, supone que los judíos fueron expulsados de Egipto, ya por ser bandidos indisciplinables, ya por estar contaminados de la lepra. Esta doble acusación es verosímil aplicada al territorio de Gessen, que habían habitado, territorio que estaba inmediato al de los árabes vagabundos, en el que la enfermedad de la lepra era muy común. La misma Sagrada Escritura da a entender que dicho pueblo salió de Egipto contra su voluntad. El capítulo XVII del Deuteronomio prohíbe a los reyes que piensen en reunir los judíos en Egipto.

La conformidad de muchas costumbres egipcias y judías fortifica también la opinión de que ese pueblo era una colonia egipcia, y lo que añade otro grado de probabilidad es la fiesta de la Pascua, esto es, de la fuga, instituida en memoria de su evasión. Esta fiesta por sí sola no constituiría una prueba, porque todos los pueblos establecieron solemnidades para celebrar los acontecimientos fabulosos e increíbles, como lo eran la mayoría de las fiestas de los griegos y de los romanos; pero la huida de un país a otro es un acontecimiento común y fácil de creer. La prueba sacada de la fiesta de la Pascua la fortifica la de los Tabernáculos, que celebraban en recuerdo de la época en que los judíos vivían en el desierto cuando salieron de Egipto. Estas verosimilitudes, agregadas a otras, prueban que una colonia que salió de Egipto se estableció durante algún tiempo en la Palestina.

Casi todo lo demás que sucedió al pueblo judío es tan maravilloso, que se escapa a la comprensión humana, y lo único que podemos tratar de inquirir es el tiempo en que aconteció dicha fuga, o lo que es lo mismo, la época en que se escribió el Éxodo y examinaron las opiniones que reinaban entonces, y encontraremos la prueba de ella en ese libro mismo, comparándolo con los antiguos usos de las naciones.

Respecto a los libros atribuidos a Moisés, debemos decir que las reglas más sencillas de la crítica nos impiden creer que él los haya escrito.

1.ª No es posible que haya aplicado a los sitios de que nos habla nombres que sólo les pusieron mucho tiempo después. En el referido libro menciona las ciudades de Jair, y conviene todo el mundo en que tomaron esta denominación mucho tiempo después de la muerte de Moisés. Ese libro se ocupa también del territorio de Dan y de su tribu, que no tuvo esa denominación hasta más tarde, porque entonces no era dueña de aquel territorio.

2.ª ¿Cómo Moisés podía citar el libro de las guerras del Señor, cuando esas guerras y ese libro son posteriores a su época?

3.ª ¿Cómo pudo hablar Moisés de la derrota del gigante Ogrey de Basán, que fue vencido en el desierto el último año que gobernó? ¿Cómo pudo añadir que se conservaba todavía en Rabat la cama de dicho gigante, que era de hierro y tenía nueve codos de altura? La ciudad de Rabat era la capital de los ammopitas, y los hebreos no habían penetrado aún en su territorio. Ese pasaje tiene todas las apariencias de ser obra de un escritor posterior, al que engañó su inadvertencia. Para probar la victoria conseguida respecto a dicho gigante, presenta como testimonio la cama que se conservaba en Rabat, pero se olvida de que está haciendo hablar a Moisés.

4.ª ¿Cómo pudo Moisés decir que estaban a la parte de allá del Jordán las ciudades que en la situación que él ocupaba estaban a la parte de acá? ¿No es una prueba palpable de que el libro que se le atribuye se escribió mucho tiempo después que los israelitas pasaron el riachuelo del Jordán, que no pasaron nunca conducidos por el gran profeta?

5.ª ¿Es acaso verosímil que Moisés dijera a su pueblo que se había apoderado en el pequeño cantón de Argob, país estéril y horrible de la Arabia Pétrea, de sesenta grandes ciudades rodeadas de murallas y fortificadas, sin contar con otras ciudades abiertas? ¿No es probable que andando el tiempo escribiera esas exageraciones un autor que trataba de halagar a una nación grosera?

6.ª Todavía es menos verosímil que Moisés refiriera los milagros que llenan su historia. Se persuade fácilmente a un pueblo feliz y victorioso de que Dios pelea por él, pero es incomprensible para la naturaleza humana que un pueblo crea que se hacen cien milagros en beneficio suyo, cuando todos ellos les conducen a perecer a un desierto. Examínense bien algunos de los milagros que refiere el Éxodo.

7.ª Parece contradictorio y hasta injurioso para la esencia divina que Dios, después de escogerse un pueblo para que fuera el único depositario de sus leyes y para que dominara a las demás naciones, envíe a un hombre de dicho pueblo para que se presente al rey, su opresor, y le pida permiso para ir a hacer sacrificios a Dios en el desierto, con la idea de que ese pueblo pueda huir de allí bajo el pretexto de hacer sacrificios. La inteligencia humana sólo comprende que ése es un acto de bellaquería, indigno de la majestad y del poder del Ser Supremo.

Al ver el pueblo predilecto por el que Dios hace tantos milagros, creemos que indudablemente ha de llegar a ser el dueño del universo. No podemos leer sin sorpresa y sin asombro que Moisés en presencia del rey convierta su vara en serpiente y todas las aguas del reino en sangre, que haga nacer tantas ranas que llenen el mundo, que convierta en piojos el polvo, que pueble el aire de insectos venenosos, que llene a los hombres y a los animales de terribles úlceras, que haga caer granizo y rayos para arruinar toda la nación, que infeste la atmósfera de langosta, que sumerja el país en tinieblas palpables durante tres días, que un ángel exterminador hiera de muerte a todos los primogénitos de los hombres y de los animales de Egipto, empezando por los hijos del rey, que haga caminar en seco a través de las olas del mar Rojo, que se aparten y formen montañas de agua a derecha y a izquierda y que luego se junten y caigan sobre el ejército de Faraón y se lo traguen. Pues bien; el pueblo en cuyo favor se obraron tantas maravillas consigue por resultado morir de hambre y de sed en las ardientes arenas del desierto, y hombre a hombre, de prodigio en prodigio, todo ese pueblo muere sin llegar a columbrar el pequeño rincón del mundo en el que sus descendientes consiguen establecerse al poco tiempo por determinado número de años. Merece disculpa no creer esa multitud de maravillas que la inteligencia humana no puede comprender.

La razón, abandonada a sí misma, no puede convencerse de que Moisés haya escrito cosas tan asombrosas. ¿Cómo puede creer una generación tantos milagros tan inútiles para ella? ¿Qué papel tan desairado hacen representar a la Divinidad, dedicándola a conservar la ropa y los zapatos de su pueblo durante cuarenta años, después de haber puesto toda la Naturaleza de su parte?

Es, pues, natural creer que historia tan prodigiosa se escribió mucho tiempo después de la muerte de Moisés, como las novelas de Carlomagno se forjaron tres siglos después de su época, y como los orígenes de todas las naciones se escribieron en los tiempos en que ya éstos se habían perdido de vista y dejaban a la imaginación la libertad de inventar. Cuanto más grosero y desgraciado es un pueblo, más trata de ennoblecer su historia antigua, y no hay pueblo en el mundo que haya sido tanto tiempo miserable y bárbaro como el pueblo judío.

No es creíble que cuando no tenían con qué hacerse zapatos en el desierto, bajo la dominación de Moisés, tuvieran tentaciones de escribir. Debemos sospechar que los desgraciados que nacieron en el desierto no recibirían brillante educación, y que los judíos no empezaron a leer y a escribir hasta que tuvieron algún trato con los fenicios. Probablemente, en los comienzos de la monarquía, los judíos dotados de algún ingenio escribirían el Pentateuco, sujetándole como pudieron a esas tradiciones. ¿Hubiera recomendado Moisés a los reyes que leyeran y escribieran su misma ley en la época en que no se conoció la monarquía? ¿No es probable que el capítulo XVII del Deuteronomio se redactara para moderar el poder de los reyes, y que lo escribieran los sacerdotes de la época de Saúl? Parece lo más verosímil asegurar a dicha época la redacción del Pentateuco. Las continuas esclavitudes por las que pasó el pueblo judío, no son a propósito para establecer la literatura en una nación ni para dar a conocer los libros, y cuanto más raros fueron al principio estos libros, más se empeñaron los autores en llenarlos de prodigios.

Indudablemente, es muy antiguo el Pentateuco atribuido a Moisés, si se redactó en los tiempos de Saúl y de Samuel; tiempos inmediatos a los de la guerra de Troya, y es uno de los monumentos más curiosos del modo de pensar de los hombres de aquella época. Se sabe que todas las naciones conocidas entonces se enamoraban de los prodigios proporcionalmente a su estado de ignorancia, y todo sucedía entonces por mediación celeste en Egipto, en Frigia, en Grecia y en Asia. Los autores del Pentateuco dan a entender que cada nación tenía sus dioses y que éstos disfrutaban de un poder igual.

Si Moisés, en nombre de Dios, trueca su vara en serpiente, los sacerdotes de Faraón también realizan semejante prodigio; si convierte las aguas de Egipto en sangre, los sacerdotes también lo imitan en seguida, sin que podamos concebir en qué aguas verificaban semejantes metamorfosis, a no ser que los sacerdotes hubieran creado nuevas aguas para convertirlas en sangre. Los escritores judíos prefieren incurrir en este absurdo a que haya alguno que dude de que los dioses de Egipto pueden convertir el agua en sangre, lo mismo que el Dios de Jacob.

Pero cuando el Dios de Jacob llena de piojos todo el territorio de Egipto, entonces aparece su verdadera superioridad; los magos no pueden imitarle, y el Dios de los judíos dice: «Faraón sabrá que no hay nadie semejante a mí.» Estas palabras que ponen en su boca denotan el ser que se cree más poderoso que sus rivales, le igualan en la metamorfosis de una vara en serpiente y en la conversión de las aguas en sangre; pero gana la partida convirtiendo el polvo en piojos y en otras maravillas sucesivas.

La idea del poder sobrenatural que poseían los sacerdotes de todos los países está indicada en muchas partes de la Sagrada Escritura. Cuando Balaam, sacerdote del pequeño Estado del reyezuelo Balac, se dispone a maldecir a los judíos en el desierto, Dios se aparece a dicho sacerdote para impedir que los maldiga. Parece que era terrible la maldición de Balaam. No bastó para contener a ese sacerdote que Dios le hablara; envió ante él un ángel con espada en mano, y todavía hizo que le hablara su burra. Estas precauciones prueban que la maldición de un sacerdote producía efectos funestos.

La idea de que existía un Dios superior a los demás dioses, que creó el cielo y la tierra, estaba tan arraigada en aquellos pueblos, que Salomón, en su última plegaria, exclama: «Dios mío, no hay ningún dios semejante a ti, ni en la tierra ni en el cielo.» Esta opinión hacía creer a los judíos en todos los sortilegios y en los encantamientos de las demás naciones. Originó también la historia de la pitonisa de Endor, que poseía el poder de evocar la sombra de Samuel. Cada pueblo tuvo sus prodigios y sus oráculos, y no le ocurría dudar de los milagros y de las profecías de las demás naciones. No parecía sino que los sacerdotes, negando los prodigios de las naciones inmediatas, temieran desacreditar los suyos. Esa especie de teología prevaleció mucho tiempo en todo el mundo.

No es éste el sitio oportuno para entrar en detalles de todo lo que se ha escrito sobre Moisés, ya que nos ocupamos de sus leyes en artículos de esta obra. Nos limitaremos a indicar ahora que es sorprendente que un legislador a quien Dios inspira no anuncie a los hombres la vida futura. No se encuentra una sola palabra en el Levítico que haga alusión a la inmortalidad del alma. A esta abrumadora objeción sólo contestan que Dios se quiso rebajar hasta ponerse al nivel de la tosquedad de los judíos. A esa miserable respuesta replicaremos que a Dios correspondía elevar a los judíos hasta hacerlos adquirir los conocimientos necesarios, y no rebajarse hasta ellos. Si el alma es inmortal, si hay penas y recompensas futuras, es necesario que los hombres lo sepan. Si Dios les habla, debe enterarles de ese dogma fundamental. Repetimos que es perdonable que la razón humana no encuentre en semejante historia mas que la tosquedad bárbara de los primitivos tiempos de un pueblo salvaje. El hombre no puede raciocinar de otro modo; pero si Dios es efectivamente el autor del Pentateuco, debemos someternos a él ciegamente y desoír la voz de la razón.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

MOISÉS

 

Misa  ◄

 

►  Moral

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad