TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Envidia  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Equívoco

 

EPIFANÍA

Epifanía - Diccionario Filosófico de VoltaireNo alcanzamos a comprender la relación que tenga esa palabra con los tres reyes, o con los tres magos que vinieron de Oriente guiados por una estrella. Sin duda a esa estrella brillante debió dicho día el título de Epifanía.

¿De dónde venían esos tres reyes? ¿En qué sitio se dieron la cita? Dícese que uno de ellos venía de África; pues entonces no venía de Oriente. Dícese también que sólo vinieron tres magos; pero el pueblo ha preferido siempre que fueran reyes, y celebran en todas partes la fiesta de los reyes y en ninguna la de los magos. Por otra parte, como traían gran cantidad de oro, de incienso y de mirra, debieron ser grandes señorones, y los magos en aquella época tenían poco dinero.

Tertuliano fue el primero que dijo que esos tres viajeros eran reyes. San Ambrosio y San Cesáreo así lo consideran también, citando como pruebas estos pasajes del salmo LXXI: «Los reyes de Tarsis y de las islas le ofrecieron regalos. Los reyes de Arabia y de Saba le trajeron presentes.» Unos llaman a esos reyes Magalat. Galgalat y Saraim; otros les llamaron Athos, Satos y Paratoras; los católicos los conocen por los nombres de Gaspar, Melchor y Baltasar. El obispo Osorio asegura que un rey de Granganor emprendió ese viaje con dos magos, y al regresar a su país fundó una capilla consagrada a la Santa Virgen.

¿Qué cantidad de oro dieron a José y a María? Muchos comentadores aseguran que les hicieron riquísimos regalos, fundados en el Evangelio de la infancia, que dice que Tito y Dímaco robaron en Egipto a José y a María, añadiendo que no los hubieran robado si no hubieran tenido mucho dinero. Más tarde ahorcaron a esos dos ladrones, que luego fueron el buen y el mal ladrón. El Evangelio de Nicomedeo les da otros nombres: les llama Dimas y Gestas.

El mismo Evangelio de la infancia dice que eran magos y no reyes los que fueron a Belén; que verdaderamente los guió una estrella, pero que cuando ésta se ocultó al llegar al establo se les apareció un ángel en forma de estrella para sustituir a la extinguida. Dicho Evangelio asegura que Zaratustra profetizó la visita de los tres magos.

El jesuita Suárez trata de averiguar qué se hizo el oro que presentaron los tres reyes o los tres magos. Sospecha que debió sumar una cantidad enorme, porque tres reyes no debían hacer regalos mezquinos, y dice que entregaron todo aquel dinero a Judas, que, sirviendo de administrador, se hizo un bribón y robó todo el tesoro.

Todas estas puerilidades no perjudican a la fiesta de la Epifanía, que instituyó la Iglesia griega, como el nombre que lleva, y que luego celebró la Iglesia latina.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 EPIFANÍA

 

Envidia  ◄

 

►  Equívoco

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad